Ciencia Y Tecnología

  1. Enorable
  2. Ciencia Y Tecnología
  3. Nasa
1
0
 
vistas: 32
Joswald Oropeza
| 06/02/2019

El 2018 fue el cuarto año más caluroso del nuevo milenio

Estudio científico de la Nasa revela que el planeta Tierra arde más que nunca desde la llegada del nuevo milenio, convirtiendo el año 2018 en el cuarto registro global más caluroso según los datos modernos.

La Nasa publicó un estudio científico donde revela un incremento considerable de las temperaturas en la Tierra desde la última década del siglo pasado, el inicio del nuevo milenio y las primeras dos décadas del siglo XXI, sin olvidar que en los últimos cinco años la tendencia en el calor del planeta sigue incrementándose considerablemente.

Según los datos recogidos por la agencia espacial en conjunto con otras entidades gubernamentales de diversos países, se exponen las anomalías de la temperatura global desde 1880, pero también cómo el promedio de los últimos cinco años (2014-2018) y específicamente el pasado año, superaron por cuarta ocasión el promedio de las temperaturas normales de la Tierra comprendidas entre 1951 y 1980.

«Las temperaturas globales en 2018 fueron de 1.5 grados Fahrenheit (0.83 grados Celsius) más altas que la media de 1951 a 1980», dijeron los científicos del Instituto Goddard de Estudios Espaciales (GISS) de la NASA en Nueva York.

Así que siguiendo esta tendencia, los últimos 1.460 días son hasta ahora los más temidos por la vida en la Tierra.

La Nasa también ha dicho que a nivel mundial las altas temperaturas del año 2018 se encuentran por debajo de las temperaturas obtenidas durante los registros aún más calurosos, como los son: los años 2016, 2017 y 2015, conforme a los estudios y análisis modernos.

La Nasa publicó un video con los datos de anomalía global desde 1880 hasta 2018.

Han dicho que sus análisis de la temperatura global integran mediciones de temperatura de la superficie de 6.300 estaciones meteorológicas, observaciones basadas en barcos y boyas de las temperaturas de la superficie del mar y mediciones de temperatura de las estaciones de investigación antárticas, las cuales son analizadas haciendo uso de un algoritmo que considera el espaciado variado de las estaciones de temperatura en todo el mundo y los efectos de las islas de calor urbano que podrían sesgar las conclusiones.

Al mismo tiempo informaron que debido a los cambios de ubicación de estos instrumentos de medición, la interpretación de las diferencias de temperatura promedio globales específicas año a año tiene algunas incertidumbres. Por lo que aseguran que el cambio medio global de 2018 es preciso dentro de 0,1 grados Fahrenheit, con un nivel de certeza del 95 por ciento.

La Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) también contribuyó en este estudio científico independiente.

¿Qué provoca el aumento de la temperatura en la Tierra?

De acuerdo con Gavin Schmidt, Director de GISS el promedio de la temperatura global se aproxima a los 2°F o 1.1°C desde el año 1880, motivado principalmente por el aumento de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) y otros gases de efecto invernadero arrojados cada segundo a la atmósfera de la Tierra, generalmente causados por la humanidad.

La Onu también señala que dentro de las causas que contribuyen en el aumento de las temperaturas en la Tierra se encuentran: el auge de la Revolución Industrial, así como la deforestación y agricultura a gran escala.

«Se estima que el aumento del nivel medio del mar será de entre 24 y 30 centímetros para 2065 y de 40 a 63 centímetros para 2100 en relación al periodo de referencia de 1986-2005. La mayoría de los efectos del cambio climático persistirán durante muchos siglos, incluso si se detienen las emisiones», alertó la Onu en 2013.

¿Cuál es el impacto del aumento de la temperatura global?

El análisis de los estudios revelan que el principal centro de acumulación de calor durante los últimos cuatro años de calentamiento global se han registrado en la región ártica, donde abarca el área del Polo Norte y países fríos como: Rusia, Estados Unidos, Canadá, Islandia, Suecia, Noruega, Finlandia y Dinamarca. Este efecto causa la pérdida de masa de hielo de Groenlandia y la Antártida, lo que contribuye al aumento del nivel del mar, así como puede contribuir a temporadas de incendios más prolongadas y algunos fenómenos meteorológicos extremos, según afirman los expertos en el tema.

El calentamiento de los océanos tiene de igual manera un gran impacto en los ecosistemas marinos, donde habita una gran parte de las fuentes de alimentos consumidos por los seres humanos.

Si los mares y los océanos continúan su calentamiento vertiginoso, será muchos más complicado seguir cubriendo la demanda de alimentos global provenientes de las más de 500 especies marinas aptas para el consumo humano. Debido a que las distintas especies que conforman estos ecosistemas requieren de un hábitat donde el agua sea más frío, y si continúa esta tendencia de calor en la Tierra les obligará a moverlas aún más dentro de los océanos donde las condiciones para navegar son realmente mortales y peligrosas para los pescadores.

En el 2007 fue otorgado el Premio Nobel de la Paz de manera conjunta al Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) y al ex vicepresidente estadounidense, Albert Arnold (Al) Gore Junior, por sus esfuerzo en contribuir y difundir los conocimientos sobre el cambio climático.

De acuerdo con un comunicado de la organización del Premio Nobel de hace más de 10 años, los cambios climáticos prolongados pueden alterar y amenazar las condiciones de vida de gran parte de la humanidad. Pueden motivar el movimiento de grupos personas de un territorio a otro a gran escala y provocar el caos mundial debido a los esfuerzos para acceder a los recursos de la tierra. «Puede haber un mayor peligro de conflictos violentos y guerras, dentro y entre los estados», reza parte de ese comunicado.

¿Qué hacer para reducir al aumento de la temperatura global?

De acuerdo con el documental premiado por la Academia «Una Verdad Incómoda» (2006), se exponen algunos puntos en los cuales podría contribuir a reducir el aumento de la temperatura global mediante pequeños cambios en los hábitos de la humanidad. Entre los que se destacan de manera primordial los siguientes:
  • Reducir las emisiones de dióxido de carbono
  • Usar electrodomésticos y bombillas de bajo consumo
  • Mejorar o cambiar los sistemas de calefacción y ventilación
  • Acondicionar el hogar en lugares fríos, para preservar el calor; diseñar viviendas que contemplen reducir el uso de aire acondicionado
  • Evitar el uso de vehículos no eléctricos. Caminar y usar bicicletas de vez en cuando
  • Hacer uso preferencial del transporte público (trenes, ferrocarriles, tranvías)
  • Cambiar a fuentes renovables de energía
  • Presionar a los políticos y empresas de energía para la implementación de la Energía Verde
  • Reciclar
  • Plantar muchos árboles
  • Presionar a los países potencias para restringir las emisiones de CO2
  • Reducir la dependencia al petróleo
  • Aumentar los estándares de calidad para que las fábricas de vehículos reduzcan la emisiones de CO2
  • Aporte de manera creativa mejorar nuestro estilo de vida sin presionar a la Tierra
Los expertos han alertado a la humanidad por décadas para lograr un cambio e incluso se han realizado movimientos internacionales para que los gobiernos y los países se comprometan a reducir la emisión de CO2, pero todo está en la gente, porque es la gente la que debe presionar a sus líderes a preservar el futuro de nuestra descendencia.

Si desea conocer una versión actualizada de los peligros de no actuar tras 10 años de ser advertidos puede ver el tráiler del documental Verdad Incómoda 2: Ahora o nunca de Al Gore.

Recursos referenciales:
(Enorable)